http://www.mapuche.nl/


Publicado 11 de enero del 2013
Red de Chilenas y Chilenos en el Exterior en apoyo al pueblo Mapuche en Chile

Enviado 08 de Enero de 2013.

Comunicado Público

Considerando los últimos acontecimientos acaecidos en la Región de La Araucanía y la reacción del Gobierno chileno representado por el Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera Echeñique, con relación a las situaciones de extrema violencia que se han observado sistemáticamente en el sur de Chile, la Red de Chilenas y Chilenos en el Exterior, conmocionada por estas circunstancias, declaramos lo siguiente:

1. Que nuestra Red está conformada por personas y organizaciones de chilenas y chilenos residentes en Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, España, Francia, Italia, Noruega, Rusia, Suecia y Suiza, a los cuales nos une un profundo vínculo afectivo con nuestro país de origen.

En tal sentido, nos vemos afligidos cuando cualquiera de los legítimos derechos individuales y colectivos son vulnerados y/o atropellados, dañando la calidad de vida de nuestros compatriotas, y de aquellas personas que residen o se encuentran temporalmente en Chile.

2. En el marco del mal denominado “conflicto mapuche”, repudiamos profundamente cualquier acto de violencia, ya sea perpetrado por civiles o uniformados, contra cualquier persona que resida o se encuentre temporalmente en el territorio nacional. Específicamente, presentamos nuestras más sentidas condolencias a los familiares del matrimonio Luchsinger - MacKay, quienes fueron alevosamente asesinados en enero de 2013, así como también compartimos profundamente el dolor de los familiares y descendientes de los miles de mapuche asesinados, en estos casi ciento treinta años de usurpación y dominación que el Estado chileno ha establecido en el territorio mapuche, también llamado Walmapu, desde tiempos inmemoriales.

3. Rechazamos la denominación de “Conflicto Mapuche”, en la medida de que con tal etiqueta se atribuye al Pueblo Mapuche la autoría de esta crisis en el sur de Chile. Específicamente, se ha omitido que son principalmente ellos el sector social subyugado, invisibilizando a los opresores representados por el Estado Chileno, sus gobiernos y los intereses de las élites económicas que tienen sus negocios en el ancestral territorio mapuche.

4. Esta invisibilización ha llegado a tal extremo, que se ha llegado a ocultar del curriculum escolar el carácter criminal de la llamada “Pacificación de La Araucanía”, que se caracterizó por el despojo territorial y por el genocidio perpetrado contra el Pueblo Mapuche, por parte del Estado y los gobiernos chilenos. Estos últimos han intentado ocultar deliberadamente –mediante diversas formas- los motivos históricos y actuales de esta crisis, criminalizando las legítimas reivindicaciones territoriales de los pueblos originarios e intentando, en la actualidad, otorgarles la categoría de “enemigos”. El Pueblo Mapuche no es nuestro enemigo; es un pueblo hermano.

5. Rechazamos al mismo tiempo el vergonzoso doble estándar del actual gobierno chileno, que apoya el bloqueo de carreteras realizado por un grupo de camioneros y agricultores, pero demoniza y reprime brutalmente la protesta social, tal como se observó con el movimiento de Aysén, con la movilización estudiantil y en las protestas reivindicativas mapuche. Todo ello nos lleva a pensar que la aplicación de la Ley Antiterrorista y las arengas “bélicas” de los señores Chadwick y Golborne, promoviendo la intensificación del proceso de militarización del Walmapu, y la represión policial de las comunidades, correlacionan positivamente con el riesgo que los grandes empresarios observan en sus negocios, todos de carácter extractivo en los sectores pesquero, forestal, minero y energético.

6. Observamos con vergüenza cómo para el gobierno y para una parte importante de la sociedad chilena, hay víctimas y ciudadanos de primera y de segunda categoría. Se solidariza con fuerza cuando las víctimas de la violencia son blancas, propietarias de tierras y poderosas desde la perspectiva de su estatus social. Al contrario, si las víctimas son de origen mapuche, pobres y/o con un estatus social menor, el desdén se hace tan evidente, que sus perpetradores pueden verse rodeados de total impunidad, como es el caso de los carabineros autores de los asesinatos de Alex Lemún, Matías Catrileo y Jaime Mendoza. Esto no es trivial; es expresión directa del racismo y del clasismo, en tanto característica cultural y forma arraigada de dominación de la clase política y de gran parte de la sociedad chilena.

7. Con base a estas consideraciones, los integrantes de la Red de Chilenas y Chilenos en el Exterior, expresamos nuestro más profundo rechazo a la violencia ejercida en el sur de Chile y a la forma en que el actual gobierno ha abordado la relación con el Pueblo Mapuche y con sus demandas de recuperación y autonomía territorial. Expresamos nuestro apoyo fraternal a los familiares de todas las víctimas de la violencia, así como también nuestro repudio a la militarización y a la sistemática represión policial ejercida contra las comunidades mapuche.

8. Rechazamos la prisión política de sus dirigentes, los montajes policiales y la utilización de testigos sin rostro, la aplicación de la Ley Antiterrorista, la negación sistemática de las causas históricas de la crisis política en el Walmapu, además de nuestro completo rechazo al apoyo político, económico, mediático y militar que el gobierno y la clase política ha prestado a los intereses que los grandes empresarios tienen en el territorio mapuche, continuando con ello el despojo, la dominación y la represión.