http://www.mapuche.nl/
 

sept.
11
2003

11 de septiembre 2003
Los mapuches y el gobierno de Salvador Allende.

(1970-1973)
por: Arauco Chihuailaf

En el Palacio de La Moneda, bombardeado por los Hawker Hunters, moría el presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973. También caía la democracia aplastada por la más vasta y sangrienta represión que recuerde la historia del siglo XX en nuestro país. Las esperanzas de justicia social que se habían albergado se desvanecían.
El 5 de noviembre de 1970 se había celebrado, en el Estadio Nacional, la victoria popular. S. Allende empezó su discurso diciendo : « Aquí estamos hoy, compañeros, para conmemorar el comienzo de nuestro triunfo. Pero alguien más vence hoy con nosotros. Están aquí Lautaro y Caupolicán, hermanados en la distancia de Cuauthémoc y Túpac Amaru ». Pero el Presidente no se quedó en una referencia simbólica a los héroes indígenas pues llevó a cabo una política tendiente a hacer de la población mapuche actores de su desarrollo.
Hoy, a treinta años del golpe militar, quisiéramos recordar sumariamente una obra de su gobierno : la Ley Indígena 17.729. Recordaremos asimismo el protagonismo mapuche en la escena social y política chilena en el período 1970-1973.

La Ley Indígena

En diciembre de 1970 se celebró en Temuco el segundo Congreso Nacional Mapuche. El Presidente Allende estuvo en el acto de clausura y allí se le entregó el borrador de proyecto de una nueva Ley Indígena que fue enviada al Parlamento en mayo de 1971 y fue promulgada el 15 de septiembre de 1972.

Esta ley marca un hito en la historia de la legislación indígena del siglo XX : la división de tierras ya no es el objetivo esencial. Desde 1927 hasta 1961 la legislación se proponía la división como medio para integrar a los indígenas a la nación, o como lo señalaba el Decreto 266 del 20 de mayo de 1931, la división era « la única manera de incorporarlos plenamente a la civilización ».
La Ley 17.729 se propuso en lo esencial :
  1. a) La restitución de tierras. En el espacio de un año (1971) se restituyeron más de 68.000 hectáreas. La restitución de tierras usurpadas fue una sentida aspiración de las organizaciones indígenas a lo largo del siglo XX. Hasta mediados de ese siglo prácticamente un tercio de las tierras con título de propiedad habían sido usurpadas.
  2. b) Promover un sistema cooperativo de tenencia y explotación de la tierra. Una buena disposición hacia nuevas formas de producción empezaba a manifestarse. Por ejemplo, en una zona de la comuna de Cunco un grupo de familias iniciaba una experiencia de explotación poniendo en común tierras y maquinarias.
  3. c) Promover el desarrollo integral del pueblo mapuche. En el plano económico : la otorgación de asistencia técnica y de créditos agrícolas, en el plano social : realización de planes de vivienda, y en el aspecto educacional : construcciones escolares, internados, etc.